Menu

Centro de Investigación Innovación en Educación Superior, las Profesiones y el Talento, A.C.

La investigación educativa de calidad lleva a la innovación.

header photo

¿Qué hacer ante el Coronavirus?

Replantear cómo vivimos, cómo consumimos y cómo nos relacionamos con el planeta.

 

Para todos el período de cuarentena que se ha propuesto como respuesta ante el Coronavirus, ha sido una respuesta sorpresiva en muchos sentidos. El primero es qué vamos a hacer durante la cuarentena. Trabajar desde casa, aprender desde casa y vivir en nuestra casa, sin salir.

Nosotros como Centro de investigación nos encontramos  que la mayoría de los cursos que impartimos de manera presencial han sido cancelados. Y también han tenido que ser cancelados nuestros cursos  en línea.

Desde hace varios años nos hemos dedicado a investigar y a promover el aprendizaje desde entornos virtuales, sin embargo no hemos encontrado un gran eco en el uso de la tecnología para promover el aprendizaje virtual, todavía seguimos en la idea muy extendida entre los docentes y estudiantes universitarios,  que aprender significa memorizar, la mayoría de la veces cosas sin sentido, que en realidad no sabe el aprendiz por qué tiene que aprender  o para qué sirve lo que aprende.

Esta cuarentena nos presenta la gran oportunidad de replantear cómo aprendemos y cómo enseñamos. No se trata solamente de tener buenas calificaciones, de entrenarnos para memorizar y contestar sin ninguna repercusión en la vida. Ahora que la cuarentena nos permite detener nuestras actividades cotidianas, es un momento útil para replantearnos nuestro propio sentido de vida.  Imaginemos qué tan importante es aprender lo verdaderamente relevante, que cuando se emite la consigna de Quedate en casa, la gente interpreta, qué puede ser opcional, que no pasará nada si sigue con su vida habitual.  Tenemos un problema grave en la enseñanza y en el aprendizaje, y es que no aprovechamos el potencial de transformación del aprendizaje, sino solo vemos como trámite administrativo, terminar un año escolar, obtener buenas calificaciones y trascender en la vida, lo que sea que entendemos por trascender.

El coronavirus nos pone en cuarentena, y nos permite detener nuestra vertiginosa vida, para replantear nuestra vida, nuestra relación con el planeta, nuestro  modelo de consumo, con nuestro estilo de vida.

Es relevante analizar cómo la gente se plantea su vida en la cuarentena, y prácticamente se presenta el aburrimiento, el hastío, llama la atención que sus mensajes en las redes sociales es su aburrimiento, su dificultad para saber qué hacer con todo ese tiempo de cuarentena.

Tenemos una oportunidad de oro para dedicarnos a terminar todos aquellos proyectos detenidos por falta de tiempo: los libros que queríamos leer, los ensayos que deseabamos escribir, los proyectos detenidos, las ideas sin desarrollar, los problemas por resolver....tenemos la gran posibilidad de empezar a cerrar círculos de tareas pendientes, y lo que se nos ocurre es aburrirnos y desaprovechar esta extraordinaria oportunidad de ser mejores personas.

De esta cuarentena tendremos la posibilidad de replantear nuestra vida, nuestra forma de relacionarnos con otros, pensar nuestras prioridades,  y nuestra relación con el planeta y con la vida. Somos afortunados de poder vivir esta situación trágica como una oportunidad de transformación personal, social y comunitaria solidaria.

Proponemos repensar cómo la cuarentena y el coronavirus nos permiten replantear nuestra forma de aprender y ser mejores personas.

Dra. Miriam Ponce

Directora

Centro Investigación

Innovación en Educación

Superior, las Profesiones

y el Talento.